martes, 8 de enero de 2013

Reflexiones en polvo.


Huyi dejó su collar de perlas sobre la mesa de  noche, duerme tranquila a mi lado, yo miro el reflejo de la luz de la lámpara multiplicado en cada una de las perlas, estoy preocupado de que esas perlas no existan, de que Huyi no exista, de que yo en realidad nunca hubiese tenido las agallas de enamorarla para que dejara al idiota con el que salía cuando me conoció. ¿Y si nunca lo hice? Podría estar solo en cualquier apartamento de Nueva York tratando de ganarme la vida como artista porque en Colombia no pagan bien a  los artistas, acá sólo somos hippies que fuman marihuana antes de las 7 de la mañana y seguramente antes de dormir. No digo que sea mentira, sólo digo que eso piensa todo el mundo que somos, ni si quiera sé que digo, no soy artista, soy abogado, no vivo en Nueva York, vivo en Bogotá, no vivo solo, vivo con Huyi porque ella me amaba más que el idiota con el que salía; tengo el gran privilegio de estar contemplando su collarcito sobre la mesa, hace unas horas lo usó cuando salimos a tomar café al Oma de la esquina, estaba muy hermosa y tenía ese labial que tanto me gusta.

En el fondo soy artista, Huyi sabe eso, que siempre quise ganarme la vida pintando, pero me vendí, hice caso a mis padres, no a mi corazón. Pero si hubiese escogido el arte seguramente ella no estaría aquí, no sabría eso de mi porque lo de ganarme la vida pintando sería una realidad, no estoy seguro si muy buena o demasiado miserable, pero ya no sería una frustración. Si fuera artista seguramente tendría otras frustraciones, como pensar que hubiese sido mejor ser abogado porque pagan mejor y hay más trabajo. Eso no importa, vuelvo a las perlas y a Huyi al lado mío, un pequeño ronquido sale de su garganta, esos que parecen ronroneos, pienso que la quiero y me levanto de la cama. Estoy frente al espejo y hago muecas, empiezo a hablar, a mirarme a mi  mismo a los ojos, ensayo la forma en que miraría a alguien a quien le estoy diciendo algo realmente importante, alguna verdad tan transparente en cada fibra que es difícil de decir sin mirar de esa manera. Hablo, digo cosas al azar a una persona que no sé quién es y pienso que debería estudiar teatro. Al final me siento tonto y me río, mi reflejo es testigo y se ríe conmigo.

Vuelvo a la cama, la lámpara sigue encendida y Huyi duerme, yo me acuesto otra vez, me concentro en la luz cálida de la lámpara y el polvo que vuela a su alrededor.  Intento  acariciar las partículas flotantes de polvo con los dedos, pienso que ese polvo alguna vez fue parte de mi, parte de Huyi, parte de una almohada, de un peluche. Todo se desprende y muere en el aire, el acto de limpiar el polvo con un trapo mojado  es como limpiar pequeños cadáveres de partes de nosotros que ya cumplieron su ciclo. De pronto el polvo me parece algo importante y solitario a la vez. De alguna forma morimos cada día y alguna cosa vuelve a nacer en nosotros, así, todos los días, hasta que ese proceso se vuelve lento y entonces nos empezamos a llenar de prejucios, de arrugas, de muerte; al final nos convertimos en uno de esos cadáveres, nos convertimos en el polvo que descansa encima de los televisores, los escritorios, las bibliotecas, los estantes…

Pensar en eso me asusta un poco. Apago la lámpara, me acomodo en mi lecho y abrazo a Hugi. Hugi ronronea de nuevo, ya no me asusta tanto ser polvo. 



9 comentarios:

  1. Feliz año!!.Te sigo en el reader. Mi casa es tu casa. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Y uno con el amor siempre tiene ese miedo de que todo sea un sueño, de terminar siendo polvo y no disfrutar un segundo más de ese largo abrazo. Pero el misterio es también lo que le da la magia y el agrado. Se disfruta.
    Abrazo! :)

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón.
    Yo morí hace varios años.
    Ahora solo falta el certificado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. los cambios que has hecho en el blog me gustan

    ResponderEliminar
  5. bonito blog,te dejo el mío por si te quieres pasar y echarle un vistazo,sígueme si te gusta:) muakkk http://porticaeriaymilvecesmas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Es - pléndido texto. Yo comentaba el otro día en mi blog que me sentía humo, pero casi me quedo con el polvo, es más fácil dibujar imposibles con el dedo.
    Te seguiré. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. nunca negare que tienes talento, ahí algo en la forma que tienes al escribir que me gusta, quizá sea que parece no importarte como lo haces, o eres lo suficientemente buena para que no se note... un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  8. Wow, me encanta haber encontrado tu blog. Me gustan las repeticiones, es un recurso que se me hace muy placentero de leer y las utilizas de mil maravillas. Me ha tocado de una forma muy particular el texto, pues en parte, me han pasado las mismas cosas que al protagonista en la vida y fue muy intenso leerlo en las palabras de alguien más.

    ResponderEliminar
  9. A menudo me fijo en ese polvo flotante... y me imagino que son galaxias y constelaciones en un universo paralelo, y es entonces cuando me creo que este planeta Tierra es otra mota de polvo que de igual manera tiene en su movimiento un ciclo predeterminado o simplemente aleatorio... entonces me quedo quieto y procuro no alterar el aire... no vaya a ser que me cargue alguna civilización.
    Espero que a ese alguien que está por encima nuestro, para el cual no somos mas que motas de polvo tampoco altere el aire.
    Vamos... que dejes el polvo posarse en los muebles...por que puede ser un asunto de vida o muerte...

    ResponderEliminar

Si vas a comentar sin haber leído o sin haberte tomado el tiempo de apreciar este espacio, te pido que te retires, este lugar no es para promocionar tu Blog.