martes, 2 de junio de 2015

Trust.

Quién sabe quién es el herido esta vez, porque ya nuestros golpes se confunden y se dirigen hacia nosotros mismos. La luna nueva desaparecida, un humo denso de una noche negra que se despliega por encima de tus ojos, es misteriosa, está llena de sabores alegres del tiempo. Pasa un cóctel por tu mano y tu muñeca se dobla delicadamente para sostenerlo y dirigir una mirada triste a un engaño, la noche sigue corriendo bajo tus rodillas que tiemblan esperando una respuesta a la incertidumbre de la lealtad.

Que suaves son los pliegues de tu vestido que se ha cerrado a las caricias unilaterales, que largos son los dedos que aplastan la duda y apuntan a los sentimientos que se apagan como un motor lleno de agua. No es algo que se pueda arreglar con una charla, es algo de limón y vodka barato, es algo de un adiós interlineado.  








4 comentarios:

  1. Claro cómo el agua. Lealdades y engaños. Siempre queda alguien a la espera y después al vodka y después olvido.
    Precioso y triste. Y real.

    ResponderEliminar
  2. Un adiós interlineado.
    Real.
    Increíble la canción de Pink Floyd<3
    http://bailandoenlacornisadelpiso23.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Hola, vengo a dejar mi cucharada de azúcar. Espero que estés bien. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si vas a comentar sin haber leído o sin haberte tomado el tiempo de apreciar este espacio, te pido que te retires, este lugar no es para promocionar tu Blog.